domingo, 24 de junio de 2007

CANTACLARO: Alcoholismo en Celendín

Por Constante Vigil
Celendin
Desde que al patriarca Noé se le ocurrió celebrar con zumo de parra su llegada a buen puerto con todos sus animalitos, el alcoholismo es una de las plagas más terribles que azotan al género humano y es, de acuerdo a las frías estadísticas, mucho más letal que las tres plagas históricas de la humanidad: hambre, peste y guerra. El alcoholismo mata más que el hambre y la peste, mata más que la guerra y hace mucho más que matar, degrada y deshonra. El alcoholismo es tan antiguo que Plutarco, el escritor griego, ha dicho con marcada dureza que “el borracho no engendra nada que valga”

"La borrachera es una enfermedad inculcada, alimentada por vampiros."

En nuestra provincia el problema es sumamente grave y nuestras autoridades poco o nada hacen para frenar tan seria amenaza. Si bien nuestro ordenamiento legal no tipifica como delito el alcoholismo, todos deberiamos abocarnos a hallar alternativas de solución. No podemos permanecer indolentes ante este problema que sale a nuestro paso en las calles, donde vemos tirados a las víctimas de esta enfermedad con grave riesgo de sus vidas, pues entre otras cosas podrían morir aplastados por los vehículos que circulan a velocidad.
Las estadísticas revelan que el alcoholismo es uno de los principales problemas psiquiátricos que padece el Perú, ya que afecta a un 15% de la población ayacuchana, seguida de Iquitos (con 9.8%), Pucallpa (8.2%), Cajamarca (8%), Huaraz (6.7%), Tarapoto (6.4%) y Lima (5.3%). Al respecto, el Dr. Tulio Quevedo, miembro del equipo técnico de la Estrategia Sanitaria Nacional de Salud Mental y Cultura de Paz del Minsa, indicó que las señales de alerta de esta enfermedad están caracterizadas por dos puntos importantes; la incapacidad de abstenerse de ingerir alcohol (falta de capacidad para decir no) y la incapacidad de detenerse (cuando se inicia el consumo no se puede parar). Advirtió que el alcoholismo está frecuentemente asociado a otras enfermedades (comorbilidad), siendo los más frecuentes los trastornos depresivos y de ansiedad, que en muchos casos es el resultado de la pobreza que agobia a la mayoría de los peruanos.
En el contexto de Cajamarca, tenemos que reconocer con pesar, que Celendín es una de las provincias donde más se consume alcohol, mediante el aguardiente de caña, cuyas denominaciones forman parte del argot de los bebedores que lo llaman “cañazo”, “llonque”, “guashpay”, etc. Siendo nuestro departamento, y especialmente en la zona de los valles interandinos, gran productor de aguardiente, el consumo alcanza niveles masivos.
En Celendín, en los últimos años, han proliferados un tipo de cantinas llamadas “cámaras de gas”, en las cuales los consuetudinarios beben a cualquier hora del día, brindando un espectáculo nada edificante para nuestra niñez, que observa a los alcohólicos, degradados, imbecilizados, tirados en las calles, alejados literalmente del mundo real. De esas cantinas las más mentadas son las de los señores Vanish Ortíz y la del señor Guevara, a las cuales el pueblo las ha bautizado como la “antesala del infierno” o como “un paso al cielo”. Pero la que tiene la fama más siniestra es “La ventanita”, antro en el que, como en el infierno del Dante, existen diversos círculos de degradación. En el último de los círculos uno tiene que andar con cuidado, no vaya a ser que tropice con un cadáver aún fresco. Lo de fresco es un decir...
Lo del terrible del caso es que, a pesar de que la producción de aguardiente es barata, según versiones de conocedores estos señores tenderían irresponsable y criminalmente a alterarlo, agregándole sustancias tóxicas, como lejía, úrea, detergentes y otras sustancias cuyas consecuencias son graves para las víctimas de esta enfermedad, que en la mayoría de los casos mueren de cáncer al hígado. De ser cierto, que mejor demostración del aserto de que la borrachera es una enfermedad inculcada, alimentada por vampiros. En la cadena de degradación, la primera víctima es el bebedor y luego, tras él, va toda su familia.
Ya es tiempo que nuestras autoridades le bajen el dedo a este negocio tan criminal y peligroso socialmente hablando, que tanto mal le hace a nuestro pueblo, que degenera, que siembra la irresponsabilidad en los consumidores, que por estar inmersos en el vicio abandonan a sus familias condenándolas al hambre y, lo que es más grave aún, que terminan procreando una prole proclive al mismo vicio. Nada hay más certero que ese antiguo dicho “De tal palo, tal astilla”, que aplicado al problema del alcoholismo y sumado a la miseria en que vive un alto porcentaje de peruanos, alcanza ribetes de espeluznante hecatombe.

sábado, 23 de junio de 2007

PERSONAJES: Mario A. Chávez Gil

Por Jorge A. Chávez Silva, “Charro”.
Hace poco he escuchado en la radio y la televisión que Casma ha sido designada como la capital del apodo. Evidentemente los organizadores de tal concurso no conocen Celendín, de hacerlo tendrían otro concepto de lo que verdaderamente es un apodo. Pero ahora no se trata de reivindicar nada, sino en poner de relieve que las chapas que más se nos pegan, a veces nos las ponemos nosotros mismos. Eso sucedió con nuestro amigo Mario.

"¡Yo soy marrón, señorita!"

Eran los tiempos de nuestra dorada infancia y asistíamos por primera vez a la Transición en la Escuela Nº 81, bajo la tutoría de la recordada maestra Rosa García de Bazán. Aquella soleada mañana nos hacía formar en la cercana plazuela de la Alameda en tres columnas y nos indicaba:
-Los de la izquierda son los rojos, los del centro son los azules y los de la derecha blancos.
Mario, que recientemente había llegado de la capital y estaba esa mañana pulcramente vestido de marrón, levantó la mano para protestar con claro acento limeño:
-¡Yo soy marrón, señorita!
Desde ese día todos lo conocimos como "Marrón" y ese colorido apodo lo acompaña durante toda su existencia, así lo conocieron durante la secundaria en el Colegio Nacional “Javier Prado”, en donde destacó como un muchacho de alocada travesura, pero siempre con el corazón en la mano para ayudar a los demás. Cómo olvidar aquella tarde en que íbamos a bañarnos en la poza de “Las tres sillas”, en el río Grande, una de las más profundas de nuestra niñez. Todos corríamos, mientras nos despojábamos de nuestras ropas, al grito de:
-¡ A ver quien rompe el queso!
Mario, larguirucho como era, llegó primero, y sin preguntar quién vive se lanzó en vistosa zambullida y, cuando nos disponíamos a hacer lo mismo, emergió con la cabeza sangrante, agarrándose la frente y advirtiéndonos:
-¡No se tiren, hermanitos, hay un tronco sumergido!
Al terminar la secundaria, Mario estudió Medicina en la Universidad de Trujillo, graduándose en 1974 en la especialidad de Urología, ejerciendo luego su profesión en el Hospital Militar de Lima y, posteriormente, en el Hospital del Seguro Social en la ciudad de Trujillo, donde muchos paisanos atestiguan agradecidos su trato preferencial y desinteresado. Médico de honda emoción social, ha promovido muchas acciones de ayuda para los que menos tienen en nuestra provincia, sobre todo en lo que al aspecto de salud se refiere.
Aparte de su quehacer médico, Mario ha sido tocado por el don artístico de la música: nadie como él para amenizar una noche inolvidable con el suave bordonear de su guitarra y la manera personalísima como dice y canta sus versos.
Apasionado de la investigación científica, Mario ha obtenido dos veces el Premio Nacional de Medicina Kaelin, en 2000 y en 2002. Actualmente se desempeña como catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Trujillo y por su labor social fue premiado con la Medalla de Oro de nuestra ciudad, con ocasión de celebrarse el Bicentenario de Celendín. Como si con sus obligaciones profesionales no le bastaran, es el actual presidente de la ACRET (Asociación de Celendinos Residentes en Trujillo), desde donde desarrolla proficua labor en beneficio de la provincia.

viernes, 22 de junio de 2007

CANTACLARO: Prensa basura, última mención


"Shilikos" inquisidores


Por Constante Vigil
Celendín
A raíz de un artículo que dirigiera al amigo Aliaga, director de "Karuacushma", alertando a los coprovincianos sobre la reciente aparición de una cierta prensa "basura", o "amarilla", en Celendín, y que tuvo la gentileza de publicarlo, los señores de “Shilikos” han reaccionado como lo hacen las víboras cuando por casualidad se las pisa la cola: tratando furiosamente de mordernos para inocularnos su ponzoña antes de emprender la retirada hacia su cubil.

"¡Así que querías opinar libremente...!"

Por respeto a la opinión, y no por ellos, voy a responderles. Luego me iré a darles de comer a mis cuyes, que son más importantes que estos folklóricos. Dicen que hablo “sandeces e idioteces” y argumentan que ellos no son periodistas, ni son “prensa”. Claro que no, pero desde que la tecnología puso a nuestro alcance nuevos medios de comunicación, muchos, ejerciendo nuestro legítimo derecho de libre opinión, nos hemos convertido un poco en periodistas. El problema es cómo lo ejercemos. Unos, es mi caso y el de los amigos de CPM, lo ejercemos sin abusar de este derecho sagrado. Otros, como los anónimos redactores del pasquín que nos ocupa, lo hacen para insultar, denigrar, ofender, todo a escondidas...
Hace meses dirigí una denuncia a CPM sobre los abusos del notario Solano Oyarce, porque me sublevaba ver a diario que en el sector donde vivo, en El Paraíso, Chacapampa, este señor, amparándose en triquiñuelas legales, hacía su real gana a vista y paciencia de las autoridades, que no hacían nada para remediar su flagrante violación de la ley. Lo hice en forma clara y documentada, sin insultos, movido sólo por la obligación que sentía de denunciar la corrupción y alinearme con los intereses de Celendín. Dicho sea de paso, agradezco desde aquí a la Asociación CPM por haberme considerado desde entonces como uno de sus redactores.
Entonces se podría decir que concuerdo con la redacción de "Shilikos" en el sentido de que a la corrupción hay que denunciarla, venga de donde venga, sin caer en amiguismos ni compadrerías. El problema es, lo repito, la forma, el estilo. Unos actuamos abiertamente y con argumentos, otros optan por la calumnia, el rumor, el insulto a las mujeres, la destrucción de la honra ajena. Mejor dicho, usan y abusan de los excesos de la prensa "amarilla", de la prensa "basura" que creó el fujimontesinismo. Es lo que nos diferencia. Nosotros pensamos que no se necesita caer en extremos para denunciar lo malo. Los conceptos en nuestro idioma tienen sustancia propia. No necesitamos agregar adjetivos para dramatizar una situación. La corrupción y el robo, son solamente eso y no necesitamos aderezarlos para hacerlos más contundentes. En otras palabras, para nosotros, para mí en todo caso, la corrupción es caca, sin más adornos. Se puede hablar de ella, hay que denunciarla, no hay que valerse de ella, usarla para lanzarla contra las personas, para hundir en ella ciertas honras. A no ser que tengamos otros intereses. En este sentido nos interesa el caso del pasquín "Shilikos".
En mi condición de maestro rural, he visto que algunos colegas que laboran en la ciudad nos llaman despectivamente “maestro de rangra” y, los más ilustres, “profesor rupestre”. Que sea así si quieren, pero esto no quiere decir que no estemos informados (ahora que tenemos acceso a los medios modernos de comunicación) o que no estemos atentos a cuanto acontece en nuestra ciudad. Felizmente ahora se han acortado las distancias y ya no corremos peligro de que nos absorba el medio rural, como antaño. El otro día, conversando sobre “Shilikos” con otro colega, nos preguntábamos quién podía estar detrás de la redacción del pasquín, difundido por medio del correo Hotmail de Pedro Huamán Aliaga. Teniendo en cuenta el origen de los envíos y sus características de "estilo", llegamos a una conclusión digna de Sherlock Holmes: el autor no es otro, por más que lo niegue, que el mismo Pedro Huamán Aliaga, alias Pedro el tosco, alias Pedro el malo, y ¿por qué no?, alias José Alberto Navarrete Acho, el hampón que ataca a las mujeres y esconde la mano. Que sepamos, Pedro el burro, no ha desmentido oficialmente nada, ni ha denunciado el hecho ante las autoridades, para que su nombre no siga figurando como remitente del "noticiario" en cuestión. Quien calla otorga...
¿Cuáles serían las motivaciones de Pedro el chambón? Hemos observado que en la última publicación de APAC, su nombre ha sido reemplazado en el directorio por otro personaje no menos siniestro, el profesor Eder Díaz Acuña, quien, de modo inopinado, salta de nuevo a la palestra, rastreramente. Este señor siempre trató de pasar desapercibido y ahora..., pero no es el tema que nos ocupa, ya publicaremos noticias sobre él. El hecho es que para nadie en Celendín es un secreto la expectoración de Pedro el tosco, de APAC, el grupo de "facilitadores" (por no decir otra cosa) de la minera. Eso parece haber despertado sus afanes revanchistas y, sin tener una posición clara sobre Minas Conga y APAC, por ejemplo, ahora arremete irracionalmente contra cualquier hijo de vecino. Quiere espacio, quiere existir, de cualquier modo, así sea cubriendo de estiércol a quien sea. Lo hecho por "Jose Alberto Navarrete Acho", que creemos, repetimos, no es otro que Pedro el burro, no tiene nombre. Publicar un libelo así, siempre por Hotmail, arrastrando la honra de una dama, publicando su fotografía, ofreciéndola como una prostituta, es algo tan infame y tan cobarde que no creemos que un celendino bien nacido haya hecho eso.
Que los jóvenes que están cerca de "Shilikos" (si es que hay jóvenes y no se trata sólo de Pedro el zonzo, haciéndolo todo) reflexionen. Entendemos que por razones de seguridad tengamos que valernos de seudónimos, sobre todo si criticamos a los grandazos, como Yanacocha, que no vacilan en matar, pero ello no significa tener patente de corso para tratar a la honra ajena como a una shipuna, ni a estar usando métodos inquisitoriales, terroristas, como eso de quemar en efigie, en una pira, a las personas, como se hacía en los tiempos de la colonia y del nefasto Santo Oficio.
Por último, tampoco se trata de “acecinar” (hacer cecinas) al idioma como lo hacen los ñaños de “Shilikos”, que “disque”, ¿o quieren decir dizque?, no son prensa. ¿Qué maestros les habrán enseñando ese su peregrino castellano? Si yo fuera uno de ellos los pondría a copiar diez veces los artículos que sobre los "analfabetos funcionales" ha publicado, en CPM II, el maestro Ulises Marañón.
Con esto quiero dejar zanjada mi posición respecto a la prensa "amarilla", a la prensa "basura", que parece querer brotar en Celendín. En adelante no me referiré más a la redacción de ese supuesto "noticiario" y más bien invoco a su(s) animador(es) a la cordura y a sumar esfuerzos en pro de la integridad celendina. Tenemos mucho que hacer, mucho que defender.

jueves, 21 de junio de 2007

TOROS: Walter Chávez Tejada

Jorge:
Viendo el cartel que me has enviado y, sin ser agorero, te diré que este año en La Feliciana nos espera una feria realmente mala.
Lo que te dijo Marco, en parte es cierto, los toros de esos señores estaban muy mal recomendados por los continuos petardos que daban en las plazas. Marco no los ve hace muchos años, desde que se fue a vivir a Miami.
De poco tiempo a esta parte y por el cambio de sementales, Monte Carmelo y Salamanca han mejorado, pero la punta que pertenece a esos nuevos encastes, porque aún hay toros de los otros, esos habría que escogerlos.
O sea que los que van de Salamanca, sí pertenecen a la nueva generación y pueden salir buenos. De los otros (San Pedro y San Simón), que la Camucha nos ayude. Pero lo que sí ya es una total falta de conocimiento sobre ganaderías, es que hayan comprado toros de Punta Hermosa, estos casi no se lidian porque ya no tienen sangre brava, su dueño Rommel Dobertti va de pueblo en pueblo ofreciendo ese ganado a precios de oferta. En fin, ya la suerte está echada.
En cuanto a los toreros, el único que es matador de toros es David Gil, y bueno. Los otros son unos célebres desconocidos. Así que, ¡agárrate Zarco! No te acerques mucho a la comisión para que no te caigan las mentadas, como dicen los mejicanos.
A pesar del panorama nada prometedor iremos, a beber, cantar y comer, esto último muy poco, porque los dioses sólo beben y aman, y los caballeros más toman que comen..., coño.
Un abrazo shilico,

Walter

miércoles, 20 de junio de 2007

TOROS: Feria del Carmen 2007

Por Jorge A. Chávez Silva, “El Charro”
Como ya es tradicional, se avecina la Feria Taurina en honor de la Virgen del Carmen, año 2007, y, a despecho de quienes se confiesan adeptos a la sociedad protectora de animales - personas que, según Hemingway, con frecuencia suelen ser más crueles con los seres humanos que los demás mortales-, nosotros somos taurófilos convictos y confesos y comprendemos que en esta viña del señor hay de todo: tristes y alegres, agnósticos y cucufatos.

Nuestra fiesta principal...

La Feria se desarrollará en el tradicional coso de La Feliciana, al que ya nos hemos referido en otras ocasiones como impropio, a estas alturas, para la feria de un pueblo como Celendín, que se precia de su tradición taurina. No nos cansaremos de repetir que CELENDIN NECESITA UN COSO TAURINO, si quiere convertirse en destino turístico. Lo demás lo tiene.
Tenemos que aunar esfuerzos para que la Feria se transforme cada vez más en un espectáculo turístico de calidad, porque, quiérase o no, es nuestra fiesta principal y es una oportunidad para que toda la población obtenga un plus de ganancia a través de la venta de artesanías o productos alimenticios, o de la actividad de restaurantes, hoteles, servicios y otros. Dado que la afluencia de público es intensa la venta de productos alcanza niveles que no se consiguen durante el resto del año. Por esto sostenemos que la feria no es sólo el espectáculo taurino, sino también la oportunidad de muchas familias ganen algo.
Ahora, en cuanto al espectáculo en sí, ojalá que el ganado cumpla. Somos pesimistas al respecto, ya que los toros de la ganadería de los señores Sánchez Paredes -de dudosa calidad, formada con rezagos de la ganadería La Pauca: lo mejor del hato se lo llevaron los hermanos Puga Castro-, no han dado buenas faenas en las demás ferias de la república. Esperemos que el espectáculo sea presentable y los animales estén en el peso y condiciones.
De la cuadrilla de diestros, tenemos en el cartel a nuestro conocido David Gil, ganador del escapulario en la feria de 2006. Se trata de un profesional honesto que se gana los frijoles en base a pundonor, vergüenza torera y derroche de valor. Luego está Salvador Díaz, peruano, de quien no tenemos mayores noticias; el venezolano Gregorio Torres “El Maravilla”, que ojalá esté a la altura de la fama con que viene precedido y el rejoneador ecuatoriano Enrique Cobo, de quien tenemos buenas noticias, esperando que en esta ocasión esté inspirado para brindar una buena actuación ante el exigente público aficionado celendino.
Como novedad tendremos la actuación de nuestro paisano Willy Rodríguez “El Shilico”, quien siguiendo la huella de Manolo Rodríguez y El “Prensa”, sacará la cara por la tauromaquia del país shiliquense... ¡Suerte!
Con el pretexto del toro, esperamos ansiosos el reencuentro con los paisanos aficionados en nuestro tradicional coso de La Feliciana, en espera de tiempos mejores.
¡Va por Ustedes!

jueves, 14 de junio de 2007

PREMIO: Fomentar la escritura juvenil

Para unir los actos a la prédica, CPM espera poder contribuir dentro de poco, con la ayuda de la comunidad shilica, al noble propósito de rescatar a nuestros jóvenes del analfabetismo funcional, acercándolos de nuevo a la lectura formadora y divertida y, de paso, a la escritura creadora.
Estamos acariciando un proyecto, dándole forma a una idea y pedimos que nos ayuden en el esfuerzo a todos, y muy en particular a los maestros que actualmente se desempeñan en nuestra provincia como guías de la juventud y que piensen como nosotros: quisiéramos lanzar un concurso, un premio anual para el mejor trabajo literario juvenil.
Al respecto vamos a conversar también con empresarios shilicos y con algunos autores reconocidos que, estamos seguros, se sumarán a nuestro esfuerzo para establecer un premio adecuado, que aliente el buen escribir y el ingenio de nuestros escolares.
Es imperativo revalorar la cultura celendina en todas sus expresiones y, de paso, ayudar a nuestros jóvenes a escapar del flagelo que en gran medida hunde hoy al Perú: la existencia de vastas capas de la sociedad que han aprendido a leer pero que no saben leer, que no entienden lo que leen. Esta especie de dislexia colectiva se está generalizando y hay que reaccionar.
En estas condiciones, es normal que muchos, muchísimos, peruanos ahora sean incapaces de expresar su pensamiento en forma escrita.
¡Pero hay que salvar a los jóvenes...!

SOCIEDAD: Analfabetos, hijos del "chat"

Por Ulises Marañón
Continuando con el tema de la acentuación del analfabetismo funcional en Celendín, es indudable que uno de los trastornos que acarrea el mal uso de la informática es la aparición de este fenómeno deformador del lenguaje que es el "chat". Varios estudiosos ya se han interesado en esta especie de calé o jerga que hace tabla rasa de la gramática y ortografía. Sus efectos son desoladores. Los cultures del "chat" terminan "nivelándose" todos, por lo bajo, en cuanto a "riqueza" expresiva. Hoy, la mayoría de nuestros jóvenes, haciendo gala de un lenguaje criptográfico permutan unas grafías por otras (v. g. “K” por “Q”), suprimen algunas letras de las palabras e insertan vocablos de otros idiomas, principalmente del inglés colonialista, para expresarse. Esto es ahora la norma, lo "normal". Y nadie protesta.
Es más, el cáncer mental cunde por todo sitio, incluso dentro de las entidades oficiales y privadas, donde las secretarias y demás encargados de la correspondencia importante incurren alegremente en este tipo de "redacción" sin que a sus superiores les importe ni nadie reaccione. Esta situación dice mucho del precipicio, del despeñe cultural en que hemos caído.
Y esto es desmoralizador para toda la sociedad. Cuando un joven ve ciertos excesos es normal que se haga preguntas sobre si debe o no estudiar a fondo y con responsabilidad. Viendo los altos cargos que ostentan algunos ignorantes es normal que dude del futuro que le espera. ¿Cómo es posible que en el portal web de la Municipalidad de Celendín aparezca con caracteres destacados la palabra conozca, pero escrita así: CONOSCA, o que para referirse a la remodelación de la Casa de la Cultura alguien haya puesto “Se reavilitará la Casa de la Cultura"? Hay muchas preguntas frente a este panorama, pero una que sale del alma es: ¿Qué están haciendo los maestros de la provincia de Celendín para contrarrestar esta debacle?
En un medio como el celendino, delegar la enseñanza del lenguaje a la cultura del "chat" nos parece irresponsable y criminal, en momentos en que todos deberíamos estar empeñados en lograr una plena conciencia de la identidad shilica, basándonos en gran medida en los moldes culturales nuestros, que en el pasado ya demostraron que servían para configurar personalidades y una cultura sui géneris, brillante. Es hora, pues, de reaccionar.
Para comenzar, y esperando que los maestros asuman de nuevo su rol eminente y esencial de formadores del hombre del mañana, ahora es necesario que todos actuemos con lucidez, vigilancia y responsabilidad. Las autoridades, por ejemplo, deben velar para que la contratación de personal para asuntos de redacción se haga estrictamente por méritos y conocimientos antes que por amiguismo o compadrería. No se puede delegar funciones de este tipo a un personal improvisado, pues ello redunda de inmediato, y muy negativamente, en la imagen de la institución a la que representan. El ejemplo es esencial y debe ir de arriba hacia abajo. La corrección debe provenir en primer lugar de las entidades oficiales que están en la obligación de respetar al público y a la cultura.
Hay que decir también que, desgraciadamente, tal vez ya es tarde para que ciertos funcionarios, de esos que escriben incorrectamente, intenten atrapar el tiempo perdido, porque la ortografía y la buena redacción no se adquieren en manuales, ni en cartillas, ni siquiera memorizando y practicando las reglas ortográficas. Eso ayuda, ya lo hemos dicho, pero la base es otra. Y esto lo saben bien los buenos maestros, de hoy y de siempre.
El secreto es simple: el buen decir y el buen escribir es la resultante del hábito inveterado de la lectura..., desde la infancia. Toda persona que lee correctamente, escribe y habla correctamente. Fatalmente las generaciones actuales han dejado de lado los libros por la televisión 'basura" y el internet, y las consecuencias las estamos viendo, sufriendo ahora. Los maestros celendinos, los buenos maestros, deben lanzar cuanto antes una campaña perentoria entre los niños y jóvenes: ¡CADA MES UN LIBRO!
Este es el único camino de salvación para el alma celendina.

SOCIEDAD: Analfabetos funcionales

Por Ulises Marañón
Celendín, antaño tierra de cultura, siempre se caracterizó por lo castizo de sus orígenes y de su fabla. Hasta hace un par de generaciones, el celendino educado, con primaria y secundaria, había heredado de sus ancestros, entre otras cosas, un correcto uso del lenguaje, a tal punto que no tenía mayores problemas cuando se trataba de estudiar el idioma. La ortografía y las conjugaciones verbales, por ejemplo, eran nociones casi naturales y su estudio servía, en la mayoría de casos, para corroborar sus conocimientos.

Ahora hay alfabetos y hasta "doctores" que no entienden cuando leen un libro...

Aparte de esto (hablo de mi quinta), había por entonces, al lado de los jóvenes, una raza de hombres que ahora parece en vías de extinción: había maestros dignos del nombre, profesores que cifraban su orgullo en la buena redacción y ortografía de sus discípulos, y que realmente se preocupaban de que sus alumnos escribiesen con corrección, que hicieran de la lectura un hábito benéfico que finalmente contribuyera a su formación cultural.
Porque ése era el grandísimo secreto: los libros. Esa era la base del dominio de la lengua. Y eso lo sabían los maestros. A diferencia de lo que ocurre ahora, en que hay alfabetos y hasta "doctores" que no leen sino deletrean, hablar de un celendino en aquel entonces, en cualquier lugar y estamento, era hablar de alguien que "leía". Era por lo tanto hablar de una persona culta y conocedora, que eventualmente podía ser, además, talentosa.
Cómo olvidar a maestros que verdaderamente hacían de la ortografía un arte, un don que imponían a sus estudiantes, sabiendo que esa iba a ser su mejor tarjeta de presentación. Cómo olvidar, repetimos, a maestros como doña Victoria Díaz Mori, y, luego, en los años 50, a profesores como Víctor A. Camacho, Alfonso Peláez Bazán o José Alejandro Muñoz Chacón, a quien aterraba la sola idea de que alguno de sus alumnos cometiera incorrecciones ortográficas, y que cuando descubría una palabra sin tilde, por ejemplo, corregía el error con tamaña vírgula que los jóvenes no olvidaban jamás. Sin olvidar a José Pelayo Montoya, a Malena Peláez Pérez y tantos otros. La lista de los grandes maestros celendinos es muy larga. Ellos formaron a su pueblo y creyeron en el futuro..., sin saber lo que se venía.
Ahora no hay libros ni familiaridad con las novelas, la poesía, los ensayos, la historia, con las obras diversas que formaron el alma enriquecida de los celendinos de otra época. Ahora hay modernidad, una "modernidad" que, mal que les pese a los "modernos", con frecuencia rima con "bestialidad". ¿Exagero...? No tanto.
Celendín no ha podido resistir a la actual ola de analfabetismo y está corriendo al precipicio cultural como todo el resto del país. Los libros y la cultura son cada vez más vistas, por algunos, como antiguallas, cosas de otro mundo, casi de marcianos. Hemos comprobado con alarma que esta caída en picada se ha acentuado peligrosamente en los últimos años, tanto a nivel individual y particular como a nivel de las instituciones oficiales. Así tenemos que proliferan funcionarios, de alta y baja estofa, que manejan una ortografía y una gramática que son para llorar.
Y qué decir de la redacción de ciertas páginas que algunos servicios cuelgan en internet, sin hablar de los libelos y pasquines "basura", dizque periodísticos, que circulan por ahí, anónimos y cobardes, vía Hotmail. Los textos aparecen como si, so pretexto de ahorrar tiempo, hubieran sido escritos no con el cerebro y con los dedos de las manos sino sólo con los dedos de los pies. Sus autores no tuvieron suerte, no tuvieron los maestros de antes, que les prescribieran la lectura como medio de hacerse de un lenguaje y una escritura correctas. Son los analfabetos funcionales de hoy.
Son los huérfanos de la "modernidad". ¿Los libros?, los olisquean. Sus escuelas y universidades han sido las cabinas de internet, y el "chat"...

viernes, 8 de junio de 2007

CARTA: Prensa "basura" en Celendín

Estimados señores de CPM:
Soy secretaria de la Gerencia General de la Municipalidad Provincial de Celendín, nuestra tierra querida. Soy shilica de nacimiento, de familia shilica y de buenas costumbres, como deben serlo ustedes. He tenido oportunidad de estar fuera de la tierra y siempre he tratado de dar una buena imagen de Celendín y ahora que tengo la oportunidad de trabajar cerca de mi familia, realizando algo en beneficio de mi gente y de Celendín, veo con pena la mala información vertida por una persona, o por un grupo, que a través de un correo Hotmail denominado Shilikos envían comentarios carentes de fundamento a nuestros paisanos que viven fuera sobre el Alcalde y su gestión en general, comentarios que de alguna manera me afectan.
En primer lugar debo decirles que aparece como usuario de ese correo el señor Pedro Américo Huamán Aliaga, un conocido nuestro. Este señor visitó la Municipalidad y cuando le preguntamos por qué escribía tantas barbaridades sobre el alcalde, su familia, su secretaria y otros funcionarlos, que en todo caso debía hacerlo con pruebas y midiendo la magnitud de sus opiniones y consecuencias, puesto que muchos nos vemos afectados gratuitamente, nos manifestó que, al igual que nosotros, estaba sorprendido, puesto que no tiene ningún correo con el nombre de Shilikos. El señor Huamán Aliaga nos reiteró que él no era la persona que escribía y que iba a denunciar a quienes utilizaban su nombre para tales fines.
Por esta razón, a quienes sepan la identidad de las personas que se esconden tras el seudónimo Shilikos estamos llanos a informarles sobre la agenda del señor Alcalde, sobre sus viajes, proyectos y logros hasta el momento, para que les informen a su vez y les pidan que no se escuden de esa manera en el anonimato para mentir, porque una cosa es muy cierta: los shilicos de verdad no somos mentirosos y decimos las cosas de frente.
Además, queremos decirle a todo el pueblo celendino que apenas tenemos seis meses de gobierno y que, por favor, tenga confianza; y a los impacientes que nos dejen trabajar sin tener que estar cuidándonos de lo que algunos dicen, sin pruebas, para ofender la dignidad de las personas cercanas al Alcalde, con rumores que no pasan de ser infundios.
La Municipalidad Provincial de Celendín estará gustosa de atender a todas las personas que requieran información. Los esperamos cada día. Y a ustedes, y a quienes nos visiten en el mes de julio, rogamos a la Virgen del Carmen que los proteja en su viaje y les ayude a decir cada día la verdad para tranquilidad de nuestro pueblo y de su conciencia.
Atentamente,

Mel Guevara Cohayla

Telefonos: (1) 956 80 396 (76) 9930405
Celendín- Cajamarca- Perú

RESPUESTA DE CPM:

Estimada paisana:
Lo peor que puede hacer un medio de información que pretende crear conciencia entre sus lectores es propalar infundios, chismes y aumentar rumores para ganar adeptos. Eso es canibalismo periodístico a la manera de la prensa amarilla que diariamente nos contamina en todo el Perú. Lamentablemente esto es la secuela que nos dejaron dos personajes demoniacos y de triste memoria, como son Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos, que no repararon en nada para manchar la honra ajena en aras de conseguir mantenerse en el poder en forma vitalicia. Quienes practican ahora ese periodismo "basura" son émulos de los engendros del fujimorato, de personajes como los Wolfenson, los Schutz, los Vera Abad, los Calmell del Solar, los Lúcar y compañía.
Nos ha llegado también el pasquín Shilikos y observamos que utiliza los recursos de la prensa "basura": la acusación ligera, el infundio, el rumor, todo amparado en el anonimato. Por lo demás, sus emboscados "redactores" nos piratean materiales, tanto de CPM como de sus diferentes suplementos, en particular de Espina de Maram y de CPM II. Así, pues, Shilikos no es prensa sino un libelo y no contribuye de ningún modo al desarrollo de una cultura democrática en Celendín. Y no es que estemos contra la crítica, sino contra la forma utilizada por algunos "valientes". En su hora, nosotros criticamos al ex Alcalde Mauro Arteaga, pero lo hicimos en forma alturada, y, cuando lo hicimos duramente, fue con pruebas y dando la cara.
Nada es más valedero y constructivo que decir simplemente la verdad y manifestar nuestras opiniones con ponderación y respeto. Es nuestro credo y es nuestro derecho, y el de todo ciudadano consciente. La crítica es un derecho que debe ser ejercido sin ceder un ápice cuando se trata de denunciar la corrupción, los malos manejos y cuantas fechorías se puedan cometer cuando alguien hace abuso del poder. Nosotros ya lo hemos dicho muy claro: esperamos, por la salud y futuro de nuestro pueblo, que el actual Alcalde, el señor Juan Tello, no caiga en esas tentaciones. Muchos votamos por él, cansados de las maniobras turbias de los anteriores alcaldes y esperamos que, durante su gobierno, Celendín tenga por fin una gestión eficaz, honrada y transparente.
Por lo demás, estimada paisana, si actuamos animados por la buena fe y la confianza del pueblo, que lo único que quiere es que triunfen los buenos y los limpios, todo irá bien. Cuando se obra con justicia y honradez, teniendo como único norte el progreso y conservación de los recursos de nuestro pueblo, no se tiene nada que temer. Todo lo que se diga en contrario no pasará de ser infundios mal intencionados de gente que de alguna manera se siente afectada, por lo que debemos estar seguros que al final la verdad se impondrá por su propio peso.
Un abrazo shilico,

La Redacción de CPM

Jorge A. Chávez Silva, coordinador.

martes, 5 de junio de 2007

CANTACLARO: Lluvia de felipillos

Por Constante Vigil
Celendin
En mi experiencia de maestro rural he asistido a algunos congresos sindicales del SUTEP y he sentido repulsión por la manera denigrante como los colegas de “Patria Roja”, enquistados por más de treinta años ya en la dirigencia nacional y afines, tratan a los que no comulgan en su misma hostia: o los tildan de “pucallactas”, o, peor, los llaman “infantiles".
Esta manera poco ética de rebajar a los demás la he vislumbrado en el texto que para Cajamarcaopina ha escrito el Sr. Fernando Silva Martos, miembro del Consejo Consultivo Regional de Cajamarca, quien de esta manera se suma a la cola de felipillos que encabeza el huachafo Marcos Valdez Cadenillas, el autodenominado “past” Presidente de la Cámara de Comercio de Cajamarca, quien llama peregrinamente “ecologistas” a los que no están de acuerdo con la explotación minera a la manera de la Newmont, alias Yanacocha, alias Minas Conga. Estamos fritos si este señor, a quien hemos elegido como miembro del Consejo Consultivo, carece de una visión equitativa y toma partido por el grupo a quien promueve Valdez.
Sostiene Silva Martos que Cajamarca tiene mayores recursos que otras regiones del Perú y que el hecho que el departamento siga figurando en los mapas de extrema pobreza se debe a que la sociedad civil no desempeña el rol protagónico que debería tener para canalizar estas ingentes riquezas, de tal manera que determinen el progreso de la región.
Se pregunta extrañado acerca de cuántos niños no tienen una adecuada atención médica adecuada o cuántos no pueden estudiar por falta de recursos y cuántas familias carecen de servicios básicos y qué viven en el mismo status del siglo XVIII. la respuesta a sus lacerantes preguntas se deja leer entre líneas: la explotación minera será la panacea que cure los males endémicos que padece la colectividad cajamarquina.
Silva Martos indica que no es el Estado el llamado a cubrir las necesidades de trabajo de la población, sino el sector empresarial, que en su opinión cubriría en 80 % la actual insuficiencia de trabajo. ¿Sabrá este señor que la histórica desigualdad de la distribución de la riqueza en el Perú fue generada desde hace más de un siglo por los gobiernos de turno, que propiciaron el centralismo y privilegiaron siempre al sempiterno grupo de poder en desmedro de las mayorías? ¿Sabrá que en cualquier parte del país, incluso en Lima, existen muchos sectores en donde la gente vive en condiciones infrahumanas, con más atraso aún que en el siglo XVIII?
En el autoanálisis que sugiere pregunta cuántas veces hemos hecho plantones ante los organismos del Estado para exigir medidas que mejoren la calidad de vida de los excluidos ¿Cómo? ¿No dice que no es el Estado el que cubre estas necesidades? En todo caso, siguiendo su receta, hoy más que nunca debemos hacer plantones ante los grupos empresariales para que no sigan aplicando las políticas discriminatoria de la distribución de la riqueza que ha impuesto al Perú profundo el Estado centralista y oligárquico.
¿Se ha dado cuenta Silva Martos que en el Perú el grupo de poder persiste en todas las esferas de nuestra sociedad? Basta darse una vuelta por cualquier nivel y comprobar que los que nos representan en todas las escalas lucen apellidos añejos y rimbombantes, que nuestras representantes en los certámenes de belleza mundial, por citar un caso, no se apellidan ni Mamani, ni Callotopa, sino más bien ostentan apellidos extranjeros que dan la impresión que el Perú es un país de gringos, que en la Marina, por ejemplo, no hay ningún oficial que se apellide Huamán y Quispe ni nada por el estilo.
Critica la postura “chauvinista” de los sectores religiosos por preocuparse de problemas ambientalistas antes de preocuparse por los seres que mueren por contaminación social. ¿Sabrá este señor lo que es realmente el “chauvinismo”? ¿O se referirá al creciente rechazo del pueblo peruano a que las compañías extranjeras se lleven todos nuestros recursos dejándonos migajas y un territorio, un país, devastado? ¿Tendrá las mismas preocupaciones de preguntarse cuantos niños sufren de contaminación por los relaves mineros o por consumir alimentos contaminados por los residuos de la explotación?
Para que Silva Martos vea que no nos anima la irracionalidad, sino todo lo contrario (además de la ética social y el amor a la justicia,) en lo que sí estamos de acuerdo con él es en fortalecer el triángulo entre Gobiernos locales, empresarios y sociedad civil. Y de la misma manera que él lo propone: un triángulo equilátero; es decir, con partes iguales. Si no ocurre de esta manera, estaremos consumiendo más de lo mismo y nada cambiará. Y nosotros seguiremos luchando y otros vendiéndose.

PAISAJE: Chaquil, en José Gálvez (Huacapampa)

Estas dos fotos han sido tomadas en Chaquil (José Gálvez) por nuestro colaborador Luis Díaz Mori, Chodíaz, y hablan por sí solas de la belleza de nuestras comarcas.


Paisajes como éste ojalá las futuras generaciones los puedan conservar para la agricultura y la ganadería, pero también para el solaz de sus ojos y sus pulmones.


El paisaje de la primera foto fue tomada desde la casa de la abuela de Chodíaz, doña Cemírame Chávez, casa que aparece en la segunda.

lunes, 4 de junio de 2007

ARTESANIA: El futuro del sombrero shilico

Por considerarlo importante para la valoración de nuestras artesanas del sombrero y para llamar la atención sobre cuán inicuamente se las explota -debido a que los demás permanecemos como testigos indiferentes de esta barbarie-, publicamos este artículo de José Sabogal Wiesse, hijo del pintor cajabambino, preocupado por el arte del Perú profundo y marginal. Este es el primero de una serie de artículos referentes al tema que iremos publicando posteriormente. Texto y fotografía publicadas en “América Indígena”, Vol. XLI, México, 1981 (Nota de la Redacción)

Como caracterizar un objeto artesanal.

Por José Sabogal Wiesse
La obra artesanal constituye un bien que se fabrica con las manos, usando el ingenio peculiar, y que se elabora con propósitos utilitarios. Esta habilidad singular es el fruto del aprendizaje, La utilización de la maquinaria es accesoria.
En consecuencia, toda pieza artesanal carece de su igual, características que solamente puede alcanzar la fabricación a máquina. Y esto, pese a que el propio artesano intente a veces fabricar artículos semejantes. Es por esto que toda artesanía conlleva la factura o “marca” del autor y de su lugar de procedencia.
En la feria de Huancayo la clientela indígena reconoce exactamente de donde provienen las mantas que se ofrecen en venta. Más aún, te acostumbran la vista a distinguir si es que dicha pieza textil ha sido fabricada en San Pedro de Cajas, en Yauyos, en la zona altina de la cordillera occidental, en Huancavelica, en Ayacucho, o en el propio valle. También distinguen los textiles hechos a máquina en Huancayo o en Lima. En algunos casos llegan a señalar quién es el autor de los trabajos más acreditados
Características que no deben olvidarse:
Todas las artesanías auténticas son útiles dentro de su propia cultura.
Trátese de una pequeña aldea o de una región, pues en cada lugar existen necesidades propias, correspondientes a sus hábitos comunales y costumbres. Las imitaciones consiguientes, hechas por encargo, no son objetos artesanales, y lo curioso es que es fácil distinguirlas.
Los modelos de la artesanía son diseñados o ideados por los mismos artesanos.
La artesanía en los Andes es como el curso de un río, y siempre se adapta a las vicisitudes de la vida que gira alrededor del artesano, pero a la vez conserva su trasfondo vernacular y su gracia inimitable. Cuando la artesanía pierde su carácter utilitario y tradicionalista, muere.
Esta fragilidad de las artesanías lo muestran muchas experiencias en muchos países, en donde es siempre susceptible de extinguirse ante cualquier embate de la modernización. De allí el peligro de la influencia de afuerinos, trátese de capitalinos de algún país “desarrollado”. Los peores, está demostrado, son los “mejorados” bien intencionados que desean ayudar a los artesanos. Siempre quieren cambiar modelos, técnicas, insumos y darle otros usos a las piezas artesanales.
Los objetos artesanales conllevan cierta mística en su factura, pues son fabricados con cariño y en muchos casos con unción, Trátese de zapatos hechos a mano y a medida o de imágenes en las cuales tienen que creer tanto el santero como el comprador.
En las ciudades modernas el artesano tiene que trabajar más rápido para sobrevivir. Lo importante consiste en producir, aún aligerando el uso de materia prima, simplificando la tecnología tradicional y hasta empleando partes prefabricadas por la industria. En dicha forma esas artesanías neo – urbanas van despojándose del candor de la producción artesanal rural, que se hace con mayor calma.
Las herramientas y la utilería correspondientes a un oficio son fabricadas o reunidas por el artesano o heredadas de sus padres o legadas por sus maestros, dichos implementos de trabajo son extraordinariamente simples, dado que lo que realmente vale es la destreza propia del regnícola, indígena.
Los países industrializados a veces procuran y hasta obsequian maquinaria que aseguran que habrá de facilitar la labor del artesano. La experiencia en todo el tercer mundo indica que desvirtúan la artesanía o destruyen toda capacidad creativa. Un ejemplo notorio son las hermosas estatuillas primitivas de madera del Africa negra del ayer. Hoy se fabrican por cientos, mejor ilustradas, uniformes, comerciables y en stocks en establecimientos comerciales de Europa Occidental.
Sus precios han bajado; fue malogrado un arte indígena y talados los bosques del Africa Ecuatorial.

sábado, 2 de junio de 2007

PERSONAJES: Recordando al filántropo

Por Manuel Silva Rabanal
Celendín

Don Augusto Gil Velásquez nació bajo el límpido cielo celendino un día primero de setiembre de 1873. Fueron sus padres don Pedro Gil Bazán y doña Paula Velásquez Chávez, siendo el segundo hijo de la familia. Su niñez y juventud los pasó ayudando a su padre en las faenas agrícolas y comerciales y a la vez estudiando; no llegando por este motivo a culminar sus estudios secundarios en el centenario colegio “San Ramón” de Cajamarca.

Monumento a Augusto Gil V., al inicio de la avenida que lleva su nombre.

A pesar de que sus padres fueron poseedores de la hacienda Yajén y de algunos solares en Llanguat, el niño Augusto fue educado por su padre en la más absoluta austeridad; enseñándole a trabajar como cualquier jornalero.
Ya en su vida adulta mostró el temple de su carácter, la estoicidad ante el dolor, el laconismo como frutos que aquella crianza; la misma que quiso imponer a sus hijos Rómulo, Napoleón, Pedro Eliseo, Pedro Pablo, Pedro Augusto y Alvaro, haciéndoles trabajar en una hacienda de su propiedad. Como éstos se mostraron reacios a tales menesteres, don Augusto los desheredó, confesando que aquellos no podían ser sus hijos.
Su férrea voluntad no le hacía admitir injerencias extrañas (...). La noche de su muerte, cinco de la mañana del 24 de abril de 1951, pidió un vaso de cerveza, sin poder tomarlo. Encolerizado se hizo vestir y quiso sentarse queriendo vencer a la misma muerte. Al no conseguirlo se dejó caer diciendo: “Pobre Augusto Gil, sólo la muerte logró vencerlo”
Su poder de observación fue agudo y penetrante, teniendo sus apreciaciones carácter de síntesis. Todo ello le valió para que pronto se convirtiera en el comerciante número uno de todo el departamento. Pero lo que más le caracterizó fue su acendrado amor a la tierra que lo vio nacer. Por Celendín podía dar la misma vida. Su máximo deseo fue de que al morir sea incinerado y sus cenizas arrojadas por todo su pueblo. Cuando lo visitó un obispo y vio la comodidad económica que gozaba, le sugirió que debía dejar Celendín por otro pueblo de más adelanto.
Augusto Gil Velásquez contestó sencillamente: “Mi señor, mi fortuna la he hecho en Celendín y tengo que gozarla y gastarla en Celendín. Si cuando yo muera Dios dispusiera que vaya a los infiernos, le pediría que convierta a Celendín en un infierno para vivir tranquilamente en él”. Tal era su celendinismo.

ESTUDIANTINA: Prom. 1966 "Nstra Sra del Carmen"

Este grupo de bellas muchachitas celendinas son las integrantes de la Promoción 1966 del Colegio "Nstra Sra del Carmen". Algunas de ellas están en el extranjero, pero siempre se acuerdan del grato Celendín, así nos lo expresan en sus comunicaciones. Con mucho cariño un recuerdo para ellas de CELENDIN PUEBLO MAGICO.

Están por orden alfabético: Aliaga Torres Ruth, Aliaga Torres Sara, Barrera Gleni Irene María, Bazán Cabellos Albina Margarita, Bazán Gutiérrez Justa, Cabanillas Quiroz Trinidad, Castañeda Romero Helena (+), Castañeda Romero Rosa, Chávez Cachay María, Chávez Chávez Angelita, Chávez Chávez Rosario, Chávez Muñoz Irene, Chávez Tejada Zoila, Dávila Rojas Flor Olinda, De Piérola Canales Ana, Díaz Aliaga Gladys, Díaz Marín Elena, Escalante Guevara Marcela, García Tirado Nelly, Machuca Cruz Norma, Merino Briones Lilia, Miñano Bermúdez Edita, Nunsebay Muñoz Gregoria, Prado Muñoz Juliana, Rodríguez Díaz Lucía, Rodríguez Díaz María, Salazar Silva Alicia, Velásquez Loredo Socorro, Velásquez Rocha Leoniza, Villegas Rodríguez Arsenia, Zavaleta Díaz Luzgardis.

ESTUDIANTINA: Prom.1966 "Arístides Merino Merino"

Estos muchachos del ayer, hoy seguramente son respetables señores de prominentes calvas y, como nosotros, tienen a Celendín clavado en el corazón. Les resultará grato recordar esos alegres momentos en que, con expresión solemne, posan con el insigne visionario, Profesor Arístides Merino Merino en el patio del entonces Colegio Coronel Cortegana, destruído por ignorantes infames. Son la muchachada de la Promoción 1966 "AMM" del "Coronel Cortegana"

Por orden de lista: Abanto Chuquisengo Hernaldo, Abanto Rojas Mizael, Aliaga Rodríguez Javier, Araujo Cachay Segundo, Araujo Ortiz Walter, Atalaya Chávez Segundo, Barrera Cáceres Teodoro, Carrión Marín Olcés, Carrión Muñoz Carlos (+), Cobián Mayor Héctor, Chacón Calla Porfirio, Chávez Velasquez Jaime, Chávez Zegarra Hernán, Chusho Chávez José, Delgado Briones Leoncio, Figueroa Araujo Wilder, Gómez Horna Erasmo Mazabel, Horna Chávez Jorge, Márquez Solís Víctor, Merino Cortegana José, Ocampo Garro Diodoro, Pinedo Chávez Miguel (+), Placencia Centurión Fausto, Rodríguez Guevara José, Rodríguez Rojas José, Silva Díaz Jaime, Silva Malaver Emilio, Torres Lozano Alvaro, Valladares Garro Víctor, Vásquez Abanto Héctor, Velásquez Araujo Benigno, Velásquez Machuca Segundo, Zegarra Pérez Rosendo, Zumaeta Oyarce Wilder, Zumaeta Vargas Amado